Iniciar sesión
Ingresa tu dirección de correo electrónico y contraseña para iniciar sesión.
Para recuperar contraseña, ingresa tu dirección de correo electrónico.
Registrarse
Volver al blog

Cómo fomentar las buenas relaciones entre mujeres en el trabajo

Julio 12, 2019

Todas hemos escuchado ese “mito” que las mujeres no somos solidarias entre nosotras. Pero eso no es cierto. Las mujeres podemos generar poderosas alianzas en nuestros lugares de trabajo. En WoomUp te sugerimos algunas acciones simples que tomar a diario para apoyarnos entre colegas. ¡Juntas podemos llegar más lejos más rápidamente!

Asegúrate que sus opiniones sean escuchadas

Situación

En las reuniones, solemos evitar los lugares que conceden cierto “estatus”, esto es, los puestos centrales o frontales. También, tenemos menos tiempo para poder expresarnos en discusiones grupales, con más interrupciones -tanto de hombres como de otras mujeres- y podemos recibimos menos crédito por nuestras ideas. 

Solución 

Da el ejemplo: siéntate en el lugar central de la mesa en una reunión, o al frente si se trata de una exposición. Da tu opinión y anima a otras a hacer lo mismo. Luego, busca maneras de modelar las conversaciones: por ejemplo, si una mujer es interrumpida, di que te gustaría terminar de escucharla. Cuando abogas por tus compañeras de trabajo, ellas se benefician. Además, las reuniones son más efectivas cuando se escuchan las buenas ideas de todos(as). 

Desafía las ideas preconcebidas

Situación

Las mujeres enfrentamos un doble estándar que los hombres no: se espera que ellos sean asertivos y confiados y se valora su liderazgo. En contraste, de las mujeres se espera que seamos más comprensivas, incluso “maternales”, así que al momento de liderar, vamos contra lo esperado y podemos encontrar oposición tanto de hombres como mujeres. En simple, cuando una mujer habla de forma directa o expresa firmemente sus ideas, suele ser calificada como “agresiva” o “ambiciosa”. En cambio, cuando un hombre hace lo mismo, se le califica como “confiado” y “fuerte”.

Solución 

Cuando oigas que a una mujer la califican negativamente en el trabajo, pregunta qué fue lo que hizo y luego consulta “¿tendrías similar reacción si un hombre hubiese hecho/dicho lo mismo?”. En muchos casos, la respuesta será no. También pregúntate lo mismo cuando tú reacciones negativamente frente a actitudes de colegas mujeres, dales el beneficio de la duda. Lo más probable es que ella solamente esté haciendo su trabajo.

Celebra los logros de otras mujeres

Situación

Es común que, como mujeres, tomemos menos crédito por nuestras acciones positivas y enfrentemos mayor culpabilidad por nuestros errores. También, en comparación con los hombres, respondemos de manera distinta a los reconocimientos: nosotras relacionamos nuestro éxito a factores externos como la suerte o ayuda de otros, mientras que ellos lo atribuyen mayoritariamente a habilidades propias e innatas. Los hombres son dueños de su éxito y nosotras minamos el nuestro. 

Solución 

Junto a tus colegas, encuentra oportunidades para celebrar los logros de las mujeres y saquen la voz cuando alguna sea juzgada muy duramente por sus errores. Aunque a veces podemos ser criticadas por “auto promocionarnos”, perfectamente podemos apoyar y alentar a otras mujeres y ellas pueden hacer lo mismo por nosotras. Cuando presentes a una colega, intenta resaltar sus virtudes y logros.

Da una retroalimentación directa 

Situación

Mientras que los hombres reciben recomendaciones específicas para mejorar su desempeño en el trabajo, las mujeres tenemos una retroalimentación más genérica con la que se nos hace difícil actuar, como “buen trabajo” o “tienes que hacerte más presente en las reuniones”. Los hombres pueden dudar en darnos retroalimentación crítica por temor a provocar una respuesta emocional, y entre mujeres también esto también ocurre. Desafortunadamente, esta falta de información nos frena, pues es difícil desarrollar habilidades y avanzar si no sabemos concretamente qué hacer.

Solución 

Intenta siempre brindar a las mujeres con las que trabajas información que pueda ayudarlas a aprender y crecer, y recuerda que abstenerte de dar retroalimentación por temor a molestar a la otra persona no la beneficia. Siempre que sea posible, comparte tus comentarios en el mismo momento, cuando son más efectivos, trata los comentarios como un regalo y solicítalos con frecuencia pues te beneficiarás de ellos, y lo ideal es que tus compañeras sigan tu ejemplo.

2 Comentarios
  • User name
    Anette Rodríguez Contreras
    Octubre 15, 2019

    Muy bueno!!

  • User name
    clopez@atta.gov.cl
    Octubre 15, 2019

    Mi experiencia me indica, que cada vez que alguien menciona que una mujer es complicada, especialmente si el comentario viene de un hombre; es altamente probable que esa persona tachada como complicada, tenga niveles de eficiencia que resalta las debilidades de sus pares.

    Muy bueno el artículo. Muchas gracias !!

Para comentar debes iniciar sesión.