Iniciar sesión
Ingresa tu dirección de correo electrónico y contraseña para iniciar sesión.
Para recuperar contraseña, ingresa tu dirección de correo electrónico.
Volver al blog

Cómo lidiar ser madre primeriza con tu trabajo

Septiembre 29, 2016

Luego del post natal tenemos que volver al trabajo y nos llenamos de pena por dejar a nuestro hijo en manos ajenas y no brindarle el cuidado que nos gustaría darle. Todo esto se puede manejar para que tu vuelta al trabajo sea mejor de lo que pensabas  y no te llenes de angustia y estrés.Te aconsejo que seas organizada y que te anticipes a los hechos.

Sigue estos tres pasos y te aseguro que te será más fácil la vuelta al trabajo.

1. Planifica tu regreso al trabajo

Estarás estresada cuando se acerque la fecha de vuelta a tu trabajo y preocupada de cientos de cosas menos de disfrutar los días con tu bebé. Es por eso que te recomendamos planificar tu vuelta al mundo laboral antes de que incluso haya nacido.

Para eso te recomiendo buscar sala cuna para que te asegures del lugar que te dé toda la seguridad de que estará en buenas manos y te enteres de las actividades que realizan, de los profesionales que trabajan, ubicación, entre otras cosas.

Una vez que lo hayas elegido, lo mejor es saber cómo se siente tu hijo en la sala cuna y cómo responde a la persona que está a su cuidado. Una vez que nazca debes llevarlo a la sala cuna que elegiste y conocerás su reacción, siendo esta la única formar que puedes llegar tranquila a tu trabajo.

 2. Lista de contactos de emergencia

No puedes sobreexigirte. Ahora, aparte de tu trabajo, eres mamá y te tienes que dividir en muchas tareas para terminar todo lo que te propones y hacerlo de la mejor forma. Por lo tanto debes manejar ese nivel de estrés y saber que no puedes rendir al máximo porque te pasará la cuenta. En el minuto en que te sientas así debes saber pedir ayuda ya sea a una niñera de confianza a algún familiar o amigo que esté dispuesto a “salvarte” en caso de que lo necesites, porque siempre surgen imprevistos, como una reunión con clientes, una comida importante o la necesidad de tener tu espacio y despejarte.

Tener tu lista de posibles contactos que te pueden tender una mano cuando lo necesites será de gran ayuda y muy útil ya que evitará esa desesperación momentánea de coordinación y te permitirá responder en tu trabajo de la forma que tanto quieres.

3. Adaptarse a los cambios

Después de meses de estar ausente en tu puesto de trabajo, tu primer día de regreso será sin duda muy interesante ya que te puedes encontrar con noticias positivas como negativas que han ocurrido en tu ausencia. Por eso, ese día te lo tienes que tomar con calma y darte el tiempo de agendar una reunión con tu jefa para que ella sea la que te ponga al día sobre lo que ha ocurrido durante los meses que llevas fuera. A partir de ello podrás retomar rápidamente lo que dejaste y empezar de la mejor forma.

Retomar tu rutina después de haberla dejado de lado por meses no es tarea fácil, por lo que es necesario tener paciencia y sentarse a entender los cambios, los nuevos proyectos, nuevos clientes, etc. Pregunta una y mil veces si tienes dudas o si no te sientes muy segura de hacer alguna tarea por ti sola. Porque no hay nada peor que un trabajo mal hecho, es mejor tomarse el tiempo necesario para adaptarse a los cambios y así poder cumplir de la mejor manera posible y sin errores.

0 Comentarios
Para comentar debes iniciar sesión.