Iniciar sesión
Ingresa tu dirección de correo electrónico y contraseña para iniciar sesión.
Para recuperar contraseña, ingresa tu dirección de correo electrónico.
Volver al blog

Cómo tener un mentor en cualquier etapa de tu carrera

Febrero 13, 2017

Piensa por un minuto en el mejor mentor que hayas tenido. No tiene por qué ser alguien del trabajo ni mayor que tú. Un mentor puede ser un colega, un profesor, un familiar o alguien con quien compartes un interés.

En definitiva un mentor es un asesor de confianza. Es una persona que está disponible para apoyarte y aconsejarte cuando lo necesites, en una forma que te hace sentido y que considera tus mejores intereses. La clave es que sea honesto y que tenga un genuino interés por tu desarrollo profesional.

Una relación entre un mentor y un discípulo puede durar años o puede que sea por un período de tiempo determinado en que necesitabas ayuda con algo. En realidad no hay reglas preconcebidas sobre la mentoría ni una edad o etapa más adecuada que la otra. Las personas están en constante desarrollo por lo que recibir buenos consejos y mantenerse en constante aprendizaje debería ser siempre una prioridad. En WoomUp puedes conectarte con una red de más de 70 mentoras.

<<Haz clic aquí si quieres tener una mentoría con alguien que te apoye en tus desafíos profesionales.>>

5 formas de obtener un mentor durante tu carrera profesional

1. Olvídate de los parámetros tradicionales que definen la experiencia

Generalmente tendemos a pensar que un mentor tiene que ser alguien mayor que sea más sabio y por lo tanto con más experiencia. En el mundo de hoy esta lógica ya no tiene mucho sentido – vivimos en un mundo en que tener experiencia profesional puede significar muchas cosas distintas.

Hoy día puedes encontrar a alguien menor que tú con mucha más experiencia en algún trabajo o rol que quizás ni siquiera existía hace 10 años. Y después están aquellas personas que han estado en un rol por mucho tiempo por lo que conocen a las personas clave, saben sobre la industria, las tendencias etc. En ambos casos hay espacio para aprender y enseñar.

El editor del new York Times Phyllis Korkki escribió este artículo sobre como a sus más de 50 años, su editor de redes sociales de 27 años la ayudó a hacer mejor su trabajo. En una situación que algunos llaman “reverse mentorship”, el joven de 27 años le enseño a su editor jefe cómo usar Snapchat que según Korkki le dio un nuevo vuelvo a la forma en que distribuía contenido.

Yo personalmente tampoco era una persona que usaba mucho Snapchat pero cuando comencé a trabajar en HubSpot algunos de mis colegas menores que yo me enseñaron a usarlo a la perfección y ahora es una gran herramienta estratégica para nuestro equipo.

Es así como ese concepto de mayor experiencia no puede estar asociado con edad. El mundo ha cambiado y así también tu percepción de la mentoría.

 2. Ten claro que la mentoría es una relación de mutuo beneficio

Hoy en día el tener un mentor es algo que muchos estamos intentando buscar. Se ha puesto de moda causando a veces ansiedad en aquellos que no tienen uno. Pero no podemos olvidar que las mejores mentorías son aquellas en que ambos se benefician. Tenemos que estar en constante búsqueda de crecimiento como también estar dispuestos a ayudar a otros.

Es por esto que las mejores mentorías son balanceadas. Puedes ser difícil pedir ayuda y luego recordar que tienes que ofrecer ayuda también. Cuando te juntes con alguien que te ayudará con un consejo no olvides de recalcar tus conocimientos y fortalezas. De esta forma las dos partes le verán un valor a esta relación haciendo que perdure y crezca con el tiempo.

 3. Utiliza tus redes de contactos

Hace algunos años tuve uno de esos momentos en tu carrera en que tienes que tomar una difícil decisión y te gustaría recibir consejos. No fue hasta después de varias semanas en que me di cuenta que tenía una gran red de contactos a los cuales acudir. Clientes, colegas, proveedores – todos los cuales me conocían y podía llamar para pedir consejos. ¿Por qué no lo había pensado antes?

Resulta que muchas personas tenemos algo que se llama en inglés inattentional blindness (ceguera por falta de atención) que es básicamente el término psicológico para decir que no vemos algo que está justo en frente de nosotros. Es por esto que cuando nos enfrentamos a veces a un problema, estamos tan concentrados en él que obviamos acceder a ciertos recursos que tenemos más cerca, como nuestra red de contactos.

 4. Ten claro qué es lo que deseas obtener

Cuando estés buscando un mentor tienes que estar preparado para responder una pregunta clave: ¿qué es lo que quieres sacar de esto? Asegúrate de tener un par de metas en mente cuando estás buscando consejos. Esto te permitirá recibir la información que necesitas y encontrar a la persona adecuada.

Cuando estés buscando un mentor lo mejor es tener un propósito claro en mente. Piensa en cuáles son las preguntas que te gustaría responder. Cuáles son las dudas que quieres conversar y cuál es la relación que llevarán.

 5. Reevalúa lo que consideras como una persona exitosa

Además de pensar en un mentor como alguien mayor, tendemos a pensar en un mentor como alguien exitoso. Pero al igual que la experiencia el ser exitoso también puede tener muchas formas diferentes.

Las razones por las que buscamos un mentor son diferentes y además van cambiando a lo largo de nuestra vida. La mayoría de las personas asocia éxito a riqueza, poder o reconocimiento. Pero resulta que el mejor mentor es aquel que ha sido exitoso en aquello que tú quieres lograr.

Por ejemplo si tú eres una persona más bien conservadora, quizás necesitas un mentor que tenga menos aversión al riesgo, que haya tomado decisiones atrevidas y que te pueda ayudar a ti a hacerlo también.

0 Comentarios
Para comentar debes iniciar sesión.